Recientemente el obispo de Amberes, Johan Bonny, hizo un llamado al reconocimiento eclesial de las relaciones bisexuales y homosexuales, retando así el dogma de la iglesia católica que reconoce exclusivamente las uniones entre hombre y mujer.

Con su llamamiento Johan Bonny se convierte en el primer líder de la iglesia belga en atacar el monopolio absoluto del matrimonio entre un hombre y una mujer. «Debemos buscar un reconocimiento formal en el interior de la iglesia de una relación que también está presente en parejas bisexuales y homosexuales. Así como en la sociedad existe una variedad de formas legales para parejas, también debe existir una variedad de formas de reconocimiento dentro de la iglesia».

El obispo de Amberes, el más probable sucesor del Arzobispo Leonard (Machelen-Bruselas y Primado de Belgica), que probablemente se jubilará en el 2015, cree que debería ser posible para las parejas bisexuales y homosexuales obtener la bendición eclesial.

[Fuente. Traducido por Enrique Treviño. Artículo original. Posteado por Mornac]