Homilía: No podéis servir a Dios y a las riquezas


XIV Domingo después de Pentecostés
Mt 6: 24-33

Ante las enseñanzas de Cristo la actitud de muchos cristianos es de indiferencia o de incredulidad. Esta actitud se ve de un modo especial en el evangelio de hoy.
El evangelio nos parece muy bonito pero no aplicable a los problemas del día a día. Si el Señor cuida de los lirios del campo… con más razón cuidará de nosotros. En el momento en el que dejemos de creer en la providencia de Dios y comencemos a confiar en nosotros mismos es cuando empiezan nuestras desgracias.

Por falta de creer en la providencia, los hombres nos hemos inventado “la paternidad responsable”. Con ello han disminuido el número de hijos, la sociedad ha ido envejeciendo. Pero la dichosa paternidad responsable no acabó ahí sino en el aborto; terrible castigo que padecemos hoy día.

El Señor nos insiste en que no podemos servir a Dios y a las riquezas. Riqueza es la suma de dinero y poder. ¡Cuántas órdenes religiosas se han corrompido y desaparecido por no hacer caso de estas enseñanzas!

Ustedes me dirán, todas estas enseñanzas están muy bien para los sermones, pero si me limito a confiar en Dios ¿quién cuida de mi familia? Permítanme que les cuente dos o tres casos que me ocurrieron a mí mismo…

La vida de San Francisco de Asís es una prueba de las enseñanzas de Cristo. Recordemos que esta misma idea se nos repite en multitud de ocasiones en las Escrituras: “Todo es vuestro…, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios”. Cristo es nuestro tesoro pero para tenerlo hemos de venderlo todo y comprar el campo. Sólo los cristianos que han puesto en Dios su confianza son los que llegan a la alegría perfecta.

Padre Alfonso Gálvez
Padre Alfonso Gálvezhttp://www.alfonsogalvez.com
Nació en Totana-Murcia (España). Se ordenó de sacerdote en Murcia en 1956, simultaneando sus estudios con los de Derecho en la Universidad de Murcia, consiguiendo la Licenciatura ese mismo año. Entre otros destinos estuvo en Cuenca (Ecuador), Barquisimeto (Venezuela) y Murcia. Fundador de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, aprobada en 1980, que cuenta con miembros trabajando en España, Ecuador y Estados Unidos. En 1992 fundó el colegio Shoreless Lake School para la formación de los miembros de la propia Sociedad. Desde 1982 residió en El Pedregal (Mazarrón-Murcia). Falleció en Murcia el 6 de Julio de 2022. A lo largo de su vida alternó las labores pastorales con un importante trabajo redaccional. La Fiesta del Hombre y la Fiesta de Dios (1983), Comentarios al Cantar de los Cantares (dos volúmenes: 1994 y 2000), El Amigo Inoportuno (1995), La Oración (2002), Meditaciones de Atardecer (2005), Esperando a Don Quijote (2007), Homilías (2008), Siete Cartas a Siete Obispos (2009), El Invierno Eclesial (2011), El Misterio de la Oración (2014), Sermones para un Mundo en Ocaso (2016), Cantos del Final del Camino (2016), Mística y Poesía (2018). Todos ellos se pueden adquirir en www.alfonsogalvez.com, en donde también se puede encontrar un buen número de charlas espirituales.

Del mismo autor

La Cruz y el Misterio del Dolor (y II)

De ahí que no comprender el misterio de la Cruz es...

Últimos Artículos

Tres corazones ardientes

Si me remonto a la llamada plenitud de los...

El siglo oscuro de la Iglesia

La Iglesia ha conocido numerosas épocas de crisis, y...