“Abraham pater Vester exsultavit ut videret diem meum: vidit, et gavisus est.” Dixerunt ergo Iudæi ad eum: “Quinquaginta annos nondum habes, et vidisti Abraham?” Dixit eis Iesus: “Amen, amen dico vobis, antequam Abraham fieret, ego sum.”(Del Evangelio de la Pasión del Señor, Juan VIII, 56-58: “Abraham vuestro padre se gozó de que pudiera ver mi día; lo vio, y se alegró “Por lo tanto los Judios le dijeron: “Aún no tienes cincuenta años, ¿y ya has visto a Abraham?” Jesús les dijo: “¿En verdad, en verdad os digo: Antes que Abraham fuera hecho, Yo Soy.”)

… El creador de Abraham da un gran testimonio de Abraham. “Abraham se regocijó,” Él dice, “por ver mi día.” No temía, sino que “se alegró de verlo.” Porque en él estaba el amor que echa fuera el temor. Él no dice, se regocijó porque vio; pero “se regocijó de que podría ver.” [No ait: Exsultavit, vidit quia; sed, exsultavit ut videret.] Creyendo, en todo caso, se regocijó con la esperanza de ver con el entendimiento. “Y vio.” ¿Y qué más podría decir el Señor Jesucristo, o que más debió haber dicho? “Y vio,” dice, “y se gozó.” ¿Quién puede despertar esta alegría …? Si aquellos que se alegraron de que sus ojos corporales fueran abiertos por el Señor, qué alegría habrá sido para el que vio con los ojos de su alma la luz inefable, la palabra permanente, el brillo que deslumbra la mente de los piadosos, la sabiduría verdadera, Dios que permanece con el Padre, y que en algún momento hecho carne, no se retira del seno del Padre?

Todo esto observó Abraham, Porque  al decir “mi día”, puede ser incierto de lo que Él habló; si el día del Señor en el tiempo, cuando Él vendría hecho carne, o aquel día del Señor que no conoce ni un amanecer, y que no conoce la decadencia. Pero, por mi parte yo no dudo de que el padre Abraham sabía todo. ¿Y cómo voy a averiguarlo? ¿Debe el testimonio de nuestro Señor Jesucristo satisfacernos? Supongamos que no podemos averiguarlo, ya que tal vez es difícil decir en qué sentido es claro que Abraham “se regocijó de ver el día” de Cristo, “y lo vio, y se gozó.” …

“Antes que Abraham fuera hecho, yo soy.” Toma en cuenta el peso de las palabras, y obtén el conocimiento del misterio. “Antes que Abraham fuera hecho.” Entiende, que “fue hecho” se refiere a la formación humana; pero “soy” se refiere a la esencia Divina. “Él fue hecho,” porque Abraham era una criatura. Él no dijo: Antes que Abraham fuera, yo era; pero, “Antes que Abraham fuera hecho”, que fue hecho por nadie más, excepto por mí: “Yo soy”. Tampoco dijo esto: Antes que Abraham fuera hecho me hicieron; para “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”; Génesis 1:1 y “en el principio era el Verbo”. “Antes que Abraham se hiciera, yo soy.”

Reconocer al Creador -Distinguir la criatura. [Agnoscite Creatorem, creaturam discernite.] Aquel que habló hizo la simiente de Abraham; para que Abraham pudiera hacerse, Él mismo fue antes que Abraham.

San Agustín

En Evangelium Ioannis – Tractatus XLIII

[Traducido por Cecilia González. Artículo original]