Los 3 primeros mandamientos son referentes a cómo debemos adorar, respetar y obedecer a Dios.  Hoy, veremos los próximos 2 mandamientos que se refieren a nuestra relación con Dios.

2. mandamiento:

No tomarás en vano el nombre de Yahvé, tu Dios, porque Yahvé no dejará sin castigo a quien tomare en vano su nombre

El nombre de Dios es muy sagrado; el Padre Nuestro dice: “Santificado sea tu nombre”.  Por esta razón nunca tomaremos el nombre de Dios en vano.  Nunca veamos películas o escuchemos música que usen el nombre de Dios en vano.

Hablemos siempre con respeto a todos, especialmente a los obispos, sacerdotes, religiosos, padres y ancianos.  Nunca nos rebajemos utilizando palabrotas, vulgaridades o malas palabras cuando hablemos.  Solamente usaremos nuestra lengua para orar, predicar el Evangelio, para amonestar y edificar.  Jesús nos advierte que cada palabra que hablamos se contabilizará.

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.  Mateo 12: 36-37.

No usamos nuestra lengua para chismes o difundir rumores.

3. mandamiento:

“Acuérdate del día se sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás tu trabajo, pero el día séptimo es día de descanso, consagrado a Yahvé, tu Dios. No hagas ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que habita dentro de tus puertas. Pues en seis día hizo Yahvé el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto ellos contienen, y el séptimo día descansó, por eso bendijo Yahvé el día de sábado y lo santificó”

El domingo es un día para orar, leer la Biblia, jugar, descansar y estar con la familia y amigos.  Es un día aparte, para que cuando llegue la rutina del lunes al viernes, estemos renovados para vivir la semana bien.

Messa-in-latinoSiempre asistimos a La Misa Tradicional el domingo temprano, porque Dios siempre se merecen recibir lo primero, lo mejor.  Por esta razón le damos la primera hora del primera día de la semana. Cuando ponemos la Misa Tradicional para más tarde, por nuestra comodidad o pereza, entonces muchas otras cosas puede ir surgiendo resultando incluso que al final no asistamos.  Siempre vayamos a Misa Tradicional el domingo, no la noche del sábado.  Eso es todo nuevo.  Lo cambiaron con la misa Novus Ordo.  Se hizo para aquellos que no podía ir el domingo a causa de trabajo,  y que pudieran así ir ir a la vigilia de sábado.  Pero, en cambio, se ha convertido en una manera de quitar la misa de la lista para así disfrutar el domingo haciendo lo que queremos hacer.

Cuando entremos en la iglesia oremos siempre con piedad en silencio, (nunca hablamos en la iglesia). Debemos vestir lo mejor posible, porque realmente vamos a estar en la presencia del Rey Dios.  Antes, todos los católicos usaban la mejor ropa que tenían para ir a Misa.

Es una gran vergüenza y escándalo las damas que vienen con ropa sexualmente provocativa (pantalones cortos, pantalones apretados, vestidos cortos que muestran casi su ropa interior y cuellos bajos que lucen su escote.  Es totalmente claro que esto lo anticipó la boca de Nuestra Señora de Fátima, La Virgen María, cuando dijo muy claramente: “se introducirán modas de ropa que ofenderán a Dios grandemente”.

Y esto no se aplica sólo a las mujeres o hombres en la iglesia, sino también cuando están afuera en la calle o en el trabajo.  Muchos hombres han confesado el pecado de ser estimulados sexualmente en la Santa Misa por cómo se visten las mujeres.  Cada mujer, que ha causado a los hombres el pecar en la iglesia por su ropa provocativa, van a pagar en una manera especial en el infierno.  Por lo menos, la iglesia debería ser un lugar donde los hombres pueden ir y no ser tentados sexualmente.

Todas las mujeres y las niñas deben usar velos para tapar su cabello y para mostrar su sumisión a Dios y los hombres.  Está en la Biblia.

“Más toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, deshonra su cabeza; porque es lo mismo que si estuviera rapada. Por donde si una mujer no se cubre, que se rape también; mas si es vergüenza para la mujer cortarse el pelo o raparse, que se cubra. El hombre, al contrario, no debe cubrirse la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios; más la mujer es gloria del varón. Pues no procede el varón de la mujer, sino la mujer del varón; como tampoco fue creado el varón por causa de la mujer, sino la mujer por causa de varón. Por tanto debe la mujer llevar sobre su cabeza (la señal de estar bajo) autoridad por causas de los ángeles” 1 Corintios: 11:5-10

Los hombres tienen que ponerse pantalones y las mujeres vestidos o faldas (por debajo de las rodillas) en todo momento, estén en la iglesia o no.  Es una pena que muchos hombres asisten a la iglesia en pantalones cortos.  Nunca harían eso para una entrevista de trabajo o para una lujosa boda de ricos.  Pero por Dios, lo hacen con su peor ropa.  Esto demuestra lo poco que respetan a Dios.

OldWomanPraying-PrayerwithoutEnd-NicolaesMaesVayamos a la Misa en Latín  los días de precepto por la mañana.  Todo lo que tenemos viene de Dios.  El pide muy poco.  Así, están más que felices, de darle la totalidad el domingo o el día de precepto para usarlo para oración, lectura de la Biblia, pasar tiempo con la familia, recreo y el descanso necesaria.  Debemos siempre dar lo mejor a Dios.  No vamos a misa sólo cuando se ajusta a nuestros planes.

La mayoría de los católicos rompe este mandamiento por trabajar el domingo o haciendo quehaceres. Pero este mandamiento dice incluso que tú, tus siervos o sus animales dejen de trabajar.  Nunca podemos trabajar los domingos excepto si somos médicos, enfermeras, policías, bomberos o otras tareas esenciales que sean indispensables para salvar o mantener viva a la gente.  Nosotros no trabajamos en tiendas o restaurantes.  No vamos a tiendas, gasolineras y restaurantes, el domingo, para que otros no tengan que trabajar para servirnos.  Los estudiantes disfruten y relájense los domingos, es decir hagan su tarea de lunes a sábado junto con sus quehaceres en la casa.

Así que estamos bendecidos para conocer estos mandamientos y ser libres para adorar, respetar, amar y obedecer a Dios como se merece.  Él nos da absolutamente todo, incluyendo estos mandamientos, por amor.   ¿Es mucho pedir corresponder un poco a su generosidad el día santo respetando su día y llendo a Misa Tradicional temprano el domingo?

En la prueba o la dificultad siempre recurro a mi madre María,  cuya sola mirada es suficiente para disipar todo temor”. -Santa Teresa de Lisieux

Padre Peter Carota