El 16 de septiembre es día de San Cornelio, Papa, y Cipriano, Obispo; ambos fueron mártires en tiempos del imperio romano. Cornelio fue elegido Papa en 251, y luchó contra la herejía rigorista de Novaciano. Cipriano fue uno de los Obispos que mayor apoyo dio al Papa en esta tarea. El Vicario de Cristo fue desterrado a Civitavecchia por orden del César, quien ordenó su muerte por negarse a rendir culto a los dioses romanos.
    Cipriano, por su parte, era un profesional de la retórica que al recibir el bautismo fue elegido Obispo de Cartago en 249. Es considerado uno de los escritores africanos más influyentes del siglo III. El César Valeriano le presionó para que apostatara de Cristo y salvara su vida haciendo carrera en el imperio, pero Cipriano afirmó su fe en el Salvador hasta su último suspiro en 258 cuando fue decapitado.
    Santos Cornelio y Cipriano, mártires y valerosos defensores de la Verdad, interceded por nosotros
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".