fbpx

Canto Gregoriano y Latín: a la luz del Vaticano II

Misa Gregoriana

SI: el título de esta entrada sorprenderá a algunos…..quizás a muchos….pero, con el magisterio en la mano, ¿quien se atreve a afirmar que el Vaticano II propuso la sustitución del Gregoriano y el Órgano por la pachanga y el guitarreo junto a las palmas?….¿quien mantiene que el latín se ha de quitar de la liturgia para así “ir con los tiempos”?…..; a los que comulguen con ruedas de molino les vendrá muy bien refrescarse con estas citas del magisterio reciente de la Iglesia Católica:

– Ordenación General del Misal Romano (punto 41): En igualdad de condiciones hay que dar prioridad al canto gregoriano, al que se reserva un puesto de honor entre todos los demás como propio de la liturgia romana.

– Constitución Sacrosanctum Concilium (punto 116): Es IDÉNTICO al punto 41 de la ordenación. Y en el punto 54 se dice que: Procúrese que los fieles sean capaces de recitar o cantar juntos en LATÍN las partes del Ordinario de la Misa que les corresponden.

La Iglesia enseña que el canto gregoriano, y la música de órgano, ELEVAN el Espíritu hacia Dios, y esa enseñanza vale para todos los tiempos ya que DIOS es el mismo ayer, hoy y mañana. Y a la vez se recuerda que el LATÍN es signo claro de la universalidad (catolicidad) de la Iglesia de Cristo, y como tal ayuda al sentimiento de unión entre todos los bautizados con independencia de nuestra raza o nacionalidad.

No pocos se han creído que, desde la fidelidad al Concilio, la Misa ha de rebajarse en su sacralidad y solemnidad para hacer de ella una mera asamblea solidaria (horizontal) donde se ahogue al máximo toda realidad trascendente, y a la vez se procure que enganche sólo con una sensibilidad externa que “asegure” la perseverancia. Tras medio siglo de reiterada dinámica secularizadora, por los frutos se conoce fácilmente al árbol: abandono masivo de la Misa y conversión de ésta en una especie de concurso de originalidades consensuadas entre laicos, religiosos y clérigos.

Desde el respeto, y cariño, a la auténtica liturgia católica, celebremos al máximo con canto gregoriano, órgano y  latín. y de esa manera la defección generalizada se irá convirtiendo en devoción recuperada.

 

 




Del mismo autor

“Si voy a Misa TENGO que Comulgar” (¡Qué Error más Grande!)

Es una de las ideas más dañinas (para el alma) que...

Últimos Artículos

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Presentamos aquí una pequeña exposición, donde se...

A tí Álvar Fañez

Para María Concepción Fragueiro de Olivera