fbpx

EVANGELIO DE HOY: LAMENTOS DE JESÚS

Día litúrgico: Viernes II de Adviento
Texto del Evangelio (Mt 11,13-19): En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: «¿Pero, con quién compararé a esta generación? Se parece a los chiquillos que, sentados en las plazas, se gritan unos a otros diciendo: ‘Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonado endechas, y no os habéis lamentado’. Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: ‘Demonio tiene’. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: ‘Ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores’. Y la Sabiduría se ha acreditado por sus obras».
PALABRA DE DIOS
Los lamentos de Jesús por la incredulidad de los hombres (de su época y de la nuestra, de todos los tiempos) nunca proceden de un «celo amargo» sino de un Corazón deseoso de causar enamoramiento en los demás. Esta escena, como otras donde el Salvador expresa su inquietud ante la falta de escucha de los hombres, nos muestra que nunca debemos desalentarnos ante el «fracaso» del apostolado, pues lo que hacemos es para que Él reine y no para que nosotros «convenzamos». No tomemos nunca la labor evangelizadora como algo «personal».
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote en 2011. Vicario parroquial de la de Santa María del Alcor en el Viso del Alcor (Sevilla) entre 2011 y 2014. Desde 2014 es párroco de la del Dulce Nombre de María en bellavista (Sevilla) y cuasi-párroco de la de Santa María en Fuente del Rey (Dos Hermanas). Desde 2011 colabora como voluntario en la pastoral penitenciaria de la prisión de Sevilla-1. Capellán de la prisión de Alcalá de Guadaira (Sevilla). Fundador de "Adelante la Fe".

Del mismo autor

¿COMULGAR SIN CONFESAR?

"Quien come y bebe el Cuerpo y la Sangre de Cristo...

Últimos Artículos

El fracaso de la ultramontana hermenéutica de la continuidad

Prefacio del traductor1: La siguiente reseña, que apareció en...

La lógica retrógrada de Traditionis Custodes

Por Phil Lawler En la medida en que Traditionis Custodes...

Conocer y cumplir la voluntad de Dios

Después del Sermón de la Montaña, relata san Mateo...