…Et Lilium Convallium

brueghel-holyfamily

Jesús-María-José
Jesús, Lirio de los valles
María, Reina de Mayo
José, Patrono de los Trabajadores
Orate pro nobis!

***

Cantigas de Santa María-X: Rosa das Rosas (Rosa de Rosas)
Alfonso X, El Sabio

*** 

Dios Padre quiere que María sea la madre de sus hijos hasta el fin de los tiempos, por lo que le dice, “Pon tú morada en Jacob”, es decir, fija tu morada y residencia en mis hijos y predestinados, simbolizados por Jacob, y no en los hijos del demonio y los pecadores, simbolizados por Esaú.

Así como en la generación natural y corporal existe un padre y una madre, también en la generación sobrenatural  y espiritual hay un Padre, que es Dios, y una Madre, que es María. Todos los verdaderos hijos de Dios tienen a Dios por su padre y a María por su madre; quien no tenga a María por su madre, tampoco tiene a Dios por su Padre. Por eso los réprobos, como los herejes y cismáticos, que odian o miran con desprecio o indiferencia a la Santísima Virgen, no tienen a Dios por su Padre, aunque se jacten de ello,  porque no tienen a María por su Madre. Si la tuviesen por su madre, la amarían y honrarían, como un hijo bueno y verdadero ama y honra naturalmente a la madre que le dio la vida.

La señal más infalible y segura para distinguir a un hereje, a un hombre de falsa doctrina, a un enemigo de Dios, de los que son verdaderos amigos de Dios, es que el hereje y el pecador obstinado no tienen sino desprecio o indiferencia para nuestra Señora, cuyo culto y amor procuran disminuir con sus palabras y ejemplos, abierta u ocultamente y, a veces, con pretextos aparentemente válidos. Dios Padre no ha dicho a María que establezca en ellos su morada, porque son los Esaús.

San Luis María Grignion de Monfort
Tratado sobre la Verdadera Devoción

[Traducido por Ramses Gaona. Artículo original]